Gestión del rebaño

El diccionario define la gestión como "el acto o el arte de gestionar: mantenimiento o supervisión de algo (p. ej. un negocio)". Como vemos, esta definición es suficientemente amplia y aplicable a la mayoría de las situaciones de gestión.

"La gestión es una actividad integral que implica la combinación y coordinación de recursos humanos, físicos y financieros, de modo que se obtenga un producto o un servicio requerido y ofertable a un precio asequible, al tiempo que se proporciona un entorno de trabajo agradable y aceptable para todas las personas implicadas." 

La gestión de una granja lechera, o de cualquier otro pequeño negocio, difiere en algunos aspectos de la gestión de una gran corporación. En contraste con la gran empresa, el ganadero/a de vacuno lechero normalmente establece sus propios objetivos, lleva a cabo la gestión del negocio y realiza todas las tareas o parte de ellas. Ello dificulta la separación de la mera gestión, de los trabajos propios de los empleados. Incluso puede que ambas tareas se lleven a cabo al mismo tiempo. Por ejemplo, la planificación de las acciones del día puede llevarse a cabo mientras se ordeñan las vacas. Al hacerlo así, siempre se corre el riesgo de que las necesidades inmediatas de trabajo dejen la gestión en un segundo plano, posponiéndose y retrasándose las decisiones concernientes a la gestión. La recomendación es, por consiguiente, dedicar algún tiempo a la gestión "pura" de forma regular. 

Toda gestión empresarial, con independencia del tamaño de la empresa, implica la toma de decisiones y la supervisión. Un buen gestor se caracteriza por tomar decisiones acertadas. Puede que no todas las decisiones adoptadas por un gestor sean satisfactorias, pero cuantas más decisiones se tomen basándose en informaciones objetivas, aumentará la probabilidad de alcanzar resultados positivos. 

Pero, ¿cómo adoptar decisiones acertadas y cómo saber si los efectos han sido los deseados? 

La toma de decisiones puede describirse como un proceso continuo. Tal como ilustra la figura 1, este proceso comienza con la monitorización. Si se miden parámetros clave y se comparan estos con los registros guardados, se facilitará la detección de un posible problema. 

Una vez detectado y comprendido el problema en cuestión, hay que evaluar las distintas opciones para solucionarlo. Ello incluye una estimación de los efectos que tendrá cada opción y una comparación con los objetivos individuales. Puede que las opciones sean evidentes (p. ej. la elección sobre si utilizar un medicamento o no), pero también puede ser mucho más complicado (p. ej. la elección de la estrategia de alimentación). Una vez adoptada y llevada a la práctica la elección, debe hacerse un seguimiento y un control de los efectos, para asegurarnos que se cumplen los objetivos marcados. En caso contrario, sería conveniente comenzar de nuevo todo el proceso hasta obtener unos resultados satisfactorios.

Ver folleto

Efficient dairy herd management

Haga click en la imagen para ver el folleto (inglés)


¿Quiere saber más?

www.milkproduction.com
Patrocinado por DeLaval

At DeLaval we use cookies to make your website experience better. You can change your web browser settings if you do not allow cookies or do not want cookies to be saved. Read more about how DeLaval handles cookies. I have read and accepted the information on how DeLaval handles cookies.