El desarrollo del VMS

La idea de la automatización del ordeño es lógica: libera del trabajo manual y le da al ganadero más tiempo para otras cosas. Puede ahorrar tiempo y dinero con los rebaños más grandes e incluso puede mejorar la salud de la ubre y la la vida productiva. Tiene perfecto sentido. Sorprendentemente, incluso entonces en los años 80, no había ningún robot de ordeño producido comercialmente disponible en el mercado.

Pero había algunos en desarrollo. Uno de los primeros conceptos fue de Silsoe, un instituto de invesatigación británico, que empezó a trabajar en ideas para un robot ordeñador en 1985. A principios de los 90 estaban buscando socios para desarrollarlo, y se acercaron a DeLaval. Aquel iba a ser un momento decisivo en la evolución de DeLaval, y la empresa acordó comprar la tecnología de Silsoe y utilizarla como la base para desarrollar un proyecto propio a gran escala. El momento de entrar en el mercado con un sistema de ordeño robotizado a gran escala había llegado, y en 1996 se lanzó un proyecto oficial para desarrollar y construir el Sistema de Ordeño Voluntario DeLaval VMS.

Delaval necesitaba crear un sistema de ordeño comercialmente viable si quería permanecer como el líder en tecnología para el ordeño - y  pese a hacer saltos tecnológicos y acometer una inversión de alrededor de medio billón de coronas suecas durante el desarrollo del VMS, más desafíos continuaban emergiendo. Incluso las vacas domesticadas son impredecibles, se asustan fácilmente y no les gustan las novedades. ¿Cómo se iban a tomar un sistema de ordeño totalmente automatizado? ¿Podrían ser persuadidas para entrar al sistema libremente por propia voluntad?  Se suponía que era un sistema voluntario, después de todo. Y una vez dentro, ¿cómo colocar con precisión el conjunto de ordeño en la ubre y retirarlo sin causar molestias al animal?

Estos problemas fueron resueltos uno tras otro. Un diseño de brazo robotico que ponía las pezoneras bajo la vaca según el animal entraba al puesto, y después se retiraba de forma silenciosa hasta que reaparecía para retirarlas, ayudaba a minimizar las molestias a las vacas. Y un sistema de visión del robot, desarrollado por un investigador en Pharmacia, fue adaptado para calcular la posición exacta de cada uno de los pezones de las vacas, asegurando así casi el 100% de precisión en colocar y retirar las copas de ordeño.

El primer  VMS en funcionamiento hizo su debut en un simposio especial de VMS en la granja  Hamra Farm, en Tumba, Suecia, en Septiembre de 1998. Y el mundo de la ganadería lechera entró en una nueva era del ordeño robotizado.

Lea más sobre el VMS aquí.

VMS Básico  

¿Le gustaría saber más sobre ordeño robotizado? Nos gustaría conocerle.

  

Bordes redondeados para mayor confort

Brazo hidráulico

Seguro para la vaca y el ordeñador

VMS

At DeLaval we use cookies to make your website experience better. You can change your web browser settings if you do not allow cookies or do not want cookies to be saved. Read more about how DeLaval handles cookies. I have read and accepted the information on how DeLaval handles cookies.